Blog

¿CÓMO AMARTE MEJOR A TI MISMO?

  |   Desarrollo Personal, Seducción Femenina, Seducción y Conquista Masculina, The Carmen Solution - Blog   |   No comment

En las culturas occidentales solemos confundir  placer con el amor a uno mismo. Creemos que cuidar el cuerpo, hacernos tratamientos estéticos, comprar bienes materiales o darnos caprichos es amarnos a nosotros mismos. Pero no, eso es darnos placer.

Cuando buscamos el placer para evitar el dolor entramos en el concepto de la adicción. No importa cuál sea la causa del dolor: decepción, frustración, vacío, insatisfacción, falta de amor, soledad… Al obtener un estímulo placentero nuestro cerebro libera unas determinadas hormonas y substancias químicas (fenilalanina, dopamina, endorfinas, serotonina y oxitocina) que producen un estallido de felicidad y sensación de bienestar en el cuerpo.

La persona experimenta, en ese momento, un cambio en su estado interno. Se siente diferente, genial y quiere saber qué es lo que lo ha causado. Cree que quizás esa sensación de bienestar la provocó el irse de compras, una píldora concreta, el coche nuevo, una cierta persona o la última noche de pasión, por ejemplo. Relaciona ese “algo del exterior” que le hace olvidar el dolor o el vacío interno, a través del placer, con el bienestar.

Así comienza a desarrollarse un apego que genera una dependencia donde creemos que la manera de regular los estados emocionales es gracias a algo que proviene del exterior. Si una persona gasta una cantidad x de dinero comprando o apostando, toma una cierta cantidad de alcohol, tabaco, comida, drogas o sexo…  Para que en la siguiente ocasión desaparezca el sentimiento negativo necesitará una mayor cantidad de lo que le da placer y le hace olvidar el dolor o el vacío interno. Y esto se vuelve una adicción: los sitios receptores se hallarán en un nivel cada vez más alto y el vacío se hará cada vez más grande.                   

¿Alguna vez te has sentido mal y te has auto regalado algo que te gusta para compensarlo?  Un día de peluquería o spa, te has ido de compras o de viaje …  ¿Algo que te saque de la rutina o llene algún vacío?

Si centramos nuestra atención en el exterior, buscando algo fuera de nosotros que nos aporte ese bienestar que nos falta dentro. En vez de sentarnos y reflexionar sobre el motivo por el cual sentimos  apatía, insatisfacción o frustración por la vida que llevamos. El vacío se hará cada vez más grande y el dolor acabará tapado por adicciones emocionales.

Al separarme de mi primera pareja me fui a celebrarlo con unas mini vacaciones junto a una amiga. Fueron muy divertidas y excitantes. Me sentía intranquila, fuera de mi zona de confort, con incertidumbre por mi nueva vida y aquella escapada me llenó de los químicos necesarios para animarme.

Asocié salir o irme de vacaciones con esa sensación de bienestar. Algo que se convirtió en una adicción, sin darme cuenta.

Para tapar mi estrés o frustración iba de compras, de fiesta o viaje dependiendo del nivel de vacío. Me centraba en el exterior, buscando algo fuera de mí que me hiciera sentir ese bienestar que me faltaba dentro y me calmara.

Lo hacía de forma automática, en vez de sentarme a reflexionar sobre cuál era el motivo por el que me sentía insatisfecha. Tapé mi vacío interno con mis adicciones emocionales.  Con los años tras una época complicada de gran estrés laboral y sentimental me dio una trombosis. Algo que hizo replantearme el cómo estaba gestionando mi vida y mis emociones ya que el tema podría haber sido mucho más grave. Pero afortunadamente solo fue un aviso de la vida.

Se suele poner el 20% de foco de atención en el interior y el 80% restante en el exterior. Algo que hace que las personas estén generalmente desconectadas de sus emociones de baja intensidad como son el miedo, la inseguridad, la tristeza, la insatisfacción…  Y se evita sentirlas gracias a los placeres externos.  Como hice yo. De esta forma se adquieren  nuevas dependencias cada vez más intensas para cuando los estados de ánimo son bajos desconectándonos totalmente de esas incómodas emociones.

Conviertéte en el Observador

El 95% de nuestros actos provienen de nuestro subconsciente y el 5% son actos conscientes. La transformación real se da cuando comenzamos a considerar y a tener en cuenta nuestras emociones inconscientes. Emociones que han formado parte de nuestra identidad o personalidad, cómo emociones que han guiado nuestros pensamientos, influenciando nuestro comportamiento y actos inconscientemente.

Cuando somos capaces de detenernos a hacer una introspección y ver “de dónde vienen o por qué se crean esas emociones negativas”, que tanto nos incomodan, nos volvemos conscientes. Ese es el primer paso para la verdadera transformación: ser conscientes de nuestros pensamientos y comportamientos inconscientes, de nuestras emociones memorizadas. De nuestras adicciones que buscan fuera de nosotros el bienestar que no sentimos dentro.

Observar cómo actuamos, pensamos o sentimos significa que podemos ver el programa automático en el que vamos a diario dándonos la opción de cambiarlo. Es lo que llamamos metacognición: la capacidad que tiene una persona para reflexionar sobre sus procesos de pensamiento y la forma en la que aprende. Nos volvemos los observadores de nosotros mismos.

El ver mis patrones inconscientes me hizo darme cuenta que no estaba dándome lo que me merecía, me sentía insatisfecha. Gracias a ello, ahora soy lo que soy.

¿Qué es realmente amarse a uno mismo?

Para la mayoría de personas el cuerpo es como la parte de la mente inconsciente. Muchos no saben que en realidad es sólo una parte inconsciente de nosotros. Quien vive cada día enfadado, triste o frustrado su cuerpo, como la propia mente inconsciente, cree que tiene que vivir siempre así porque lleva con ese registro durante años. Es parte de su carácter, de su personalidad.

Esa emoción de enfado o tristeza hace recordar a las personas cada mañana quienes son. Si somos capaces de ver esa emoción inconsciente, desintegrarla y cambiarla por una elevada, sentiremos la libertad de romper con la adicción emocional. Esa que nos recuerda quienes creemos que somos. Entonces, nos sentimos felices y en paz porque nos liberamos de la adicción y cambiamos nuestro programa inconsciente. Amándonos a nosotros mismos.

El despertarse a una persona nueva se da cuando esas emociones de supervivencia, las emociones adictivas registradas o memorizadas del pasado, se transforman en otras más elevadas como la gratitud, el amor, la paz, la libertad… Esto es realmente el amor a uno mismo.

La persona que se ama así misma también ama su vida y su pasado, sea cual sea, lo acepta porque es el que le ha llevado a ser consciente del cambio y de la liberación.

La Metamorfosis

La liberación se da cuando elegimos algo que nos proporciona bienestar porque realmente nos apetece, no para entretener a nuestro subconsciente si se encuentra mal. El observar nuestros pensamientos, actos y patrones inconscientes, aquellos que memorizamos con los años y los heredados de nuestra familia  a través de la memoria celular y hacerlos conscientes.

Nos libera y fortalece tener plena consciencia de cualquier pensamiento, emoción o sensación de baja intensidad para que no nos boicotee ni pase desapercibido. Aunque nos haga ver que no somos  perfectos. ¿Y qué? somos humanos no robots. El aceptarlos y trabajarlos para dominarlos y cambiarlos por otros de alta intensidad nos llevará al éxito y a nuestros objetivos.

Amarte a ti mismo es asumir que somos humanos imperfectos que tenemos algunas sombras que hemos ocultado para protegernos y no mostrarnos débiles. La sociedad nos ha hecho creer que para tener éxito debíamos ser fuertes, perfectos y competir unos con otros pero no es así.

Quien tiene éxito es quien se conoce bien, quien ama y acepta sus debilidades y trabaja en ellas día a día para mejorarlas sin sentir vergüenza. Observar nuestras luces y sombras, domando esas emociones “negativas”, sacándolas a la luz nos aporta amor,  paz y libertad. .

Al darnos cuenta que no necesitamos prácticamente nada del exterior, el miedo a perder algo que en realidad no necesitamos, desaparece y nos libera. Es una metamorfosis, la transformación de oruga a mariposa.

Esto es lo que yo considero que es amarse a uno mismo/a de verdad. Contra más te amas y más te conoces sin juzgarte ni avergonzarte, más amor recibes de los demás. Las personas adoran a quienes se prodigan amor sin miedo ni dependencias, siendo genuinos en su esencia.

Si quieres tomar el control de tu vida, saber qué programas te boicotean en tus relaciones y cómo cambiarlos te interesarán mis nuevos cursos de Desarrollo Personal y Seducción.

Descubrirás:

  • Los bloqueos que te están impidiendo atraer a la persona que deseas. 
  • Aprenderá las claves secretas y el arte de la seducción.
  • Secretos sobre psicología Masculina para saber cómo piensan y actúan.
  • Los errores que no debes cometer cuando conoces a alguien que te interesa.
  • Y mucho más…

Aprende a amarte a ti mismo/ en mis Nuevos Cursos de Seducción y Desarrollo Personal

Para Mujeres: http://wp.me/p7KCX4-2cY

Para hombreshttp://wp.me/p7KCX4-2dF

Información y Reservas:

-Karmenmoran@icloud.com

-tel: 634572234

 

Un abrazo y feliz día,

Carmen

Photos by:

Xavi Moya

Mireia Rodriguez Marin

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
<<

Suscríbete a la Newsletter, recibiras mi eBook: 

"10 ERRORES POR LOS QUE UN HOMBRE ROMPE"

×
<<

Suscríbete a la Newsletter, recibiras mi eBook: 

"10 ERRORES POR LOS QUE UN HOMBRE ROMPE"

¿Te lo vas a Perder?